Las declaraciones de este domingo del presidente estadounidense, Donald Trump, siguen la línea de duras propuestas contra la inmigración irregular como la de "tolerancia cero" que criminaliza a los adultos que llegan irregularmente, que originó la separación de más de 2.000 niños de sus padres cuando estos fueron privados de libertad, legislación vigente desde antes de su llegada a la Casa Blanca pero que se puso en práctica con la administración del magnate.

En Estados Unidos, el principio legal de debido proceso establece que el Estado tiene que respetar el derecho de las personas a tener las garantías mínimas para que el resultado de un proceso judicial sea justo y equitativo, un precepto que incluye el derecho de las personas a presentarse ante un juez, reseñó la agencia de noticias EFE.

We cannot allow all of these people to invade our Country. When somebody comes in, we must immediately, with no Judges or Court Cases, bring them back from where they came. Our system is a mockery to good immigration policy and Law and Order. Most children come without parents…

— Donald J. Trump (@realDonaldTrump) 24 de junio de 2018

Cuando los inmigrantes son detenidos por su estatus legal, tienen derecho a comparecer ante un magistrado, que decide si deben ser expulsados o, si por el contrario, pueden permanecer en el país porque tienen derecho a tramitar un pedido de asilo.

….Our Immigration policy, laughed at all over the world, is very unfair to all of those people who have gone through the system legally and are waiting on line for years! Immigration must be based on merit – we need people who will help to Make America Great Again!

— Donald J. Trump (@realDonaldTrump) 24 de junio de 2018

Tras las fuertes críticas que generó esta política, Trump tuvo que firmar un decreto en el que ordenaba el fin de la división de familias, pero en el que establece que, a partir de ahora, los menores deberán ser encerrados con sus padres mientras enfrentan el proceso de deportación. Fuente de la noticia

Comentarios