La embajada de Polonia abrirá mañana su puertas al público, en el marco del festejo de los 100 años de su independencia, para mostrar a vecinos y turistas su edificio del barrio porteño de Palermo, que desde 1912 luce sus líneas eclécticas y al menos seis tipos de mármoles de distintos puntos del mundo y diferentes colores.
Así como Francia, Brasil y Estados Unidos abrieron sus embajadas para visitas guiadas, este fin de semana lo hará el país considerado libre el último día de la Primera Guerra Mundial, el 18 de noviembre de 1918, que pese a la invasión nazi de 1939, en la Segunda Guerra Mundial, no perdió su condición de estado independiente.
La construcción realizada por los arquitectos Eduardo María Lanús, quien la habitó con su familia, y su socio Pablo Hary, fue comprada por la representación extranjera en 1957.
Desde entonces, recibió a los más famosos ciudadanos polacos -como el santo Papa Juan Pablo II o el premio Nobel de la Paz y ex presidente Lech Walessa-, además de la selección de fútbol, en 1978, que ese año enfrentó a Argentina en Rosario, con sus estrellas Deyna, Lato y Boniek.
Fuente de la noticia

Comentarios