El presidente egipcio, Abdel Fatah al Sisi, juró hoy para un segundo mandato de cuatro años en una ceremonia en la que prometió diálogo con otros sectores políticos, mientras las autoridades de El Cairo endurecieron su campaña de represión contra las voces críticas.
En medio de un imponente despliegue de seguridad, la limusina de Al Sisi recorrió las calles vacías hasta la sede del Parlamento egipcio, a pocos metros de la simbólica plaza Tahrir, para inaugurar este segundo mandato.
En un discurso en la sede del Parlamento, el ex mariscal, que dirige el país con mano de hierro desde que accedió al poder en un golpe de Estado en 2013, aseguró que la prioridad para su segundo mandato, que se extenderá hasta 2022, será recuperar la "paz social", informó la agencia de noticias EFE.
En la ceremonia estaban presentes todos los diputados, otras autoridades del Estado, el líder de los musulmanes sunnitas, el jeque Ahmed al Tayeb, y el papa copto Teodoro II, además de la esposa de Al Sisi, Entisar Amer. Fuente de la noticia

Comentarios