El líder norcoreano, Kim Jong-un se recostó otra vez en su único y más importante aliado internacional, China, cuyo presidente, Xi Jinping, volvió a recibirlo este martes con todos los honores, en medio del deshielo de las relaciones entre las dos Coreas y un frenesí diplomático que involucra también a Japón y a los Estados Unidos.
El líder norcoreano, Kim Jong-un, y el presidente chino, Xi Jinping, mantuvieron su segunda cumbre en 40 días en el nordeste de China
El encuentro entre ambos líderes llegó un día antes de otra cumbre regional, convocada por Japón, a la que están invitados Seúl y Beijing. Llamativamente, mientras Xi se mostró este martes con Kim en Dalian, eligió enviar a Tokio a su primer ministro, Li Keqiang, poniendo de manifiesto la cercanía entre Beijing y Pyongyang.

El primer ministro nipón, Shinzo Abe, será el anfitrión de la primera cumbre trilateral regional desde 2015, y que estará centrada principalmente en el tema norcoreano sobre el cual Japón mantiene una posición de extrema cautela.
Fuente de la noticia

Comentarios