El ministro de Seguridad Pública y Asuntos Estratégicos de Israel, Gilad Erdan, anunció a la prensa local, tras la orden impartida el Servicio de Prisiones que no tiene "ninguna intención de permitir que los terroristas de Hamas vean el Mundial de Fútbol, mientras retienen en Gaza los cuerpos de nuestros soldados y tienen secuestrados a nuestros ciudadanos", informaron los periódicos israelíes Haaretz y Maariv.
Erdan se refería a los cuerpos de Hadar Goldin y Oron Shau, soldados caídos durante la operación "Filo Protector" en 2014, y a dos civiles israelíes con problemas mentales que entraron a la Franja por su propio pie y sin permiso, Abera Mengistu, de origen etíope, y el árabe israelí Hisham Al Sayed.
"Cualquiera que se alinea con una cultura de asesinato y terrorismo no debe disfrutar de eventos deportivos internacionales cuyo fin es unir a los diferentes pueblos del mundo", dijo Erdan tras presidir una reunión con los responsables del ramo para implementar sus órdenes.
Hamas se niega a devolver los cuerpos reclamados por Israel, un tema que sólo abordará bajo el formato de "intercambio de presos". En junio del año pasado, el Servicio de Prisiones de Israel canceló los permisos de visita a los familiares de prisioneros de Hamas, para presionar al movimiento islamista para que devuelva los cuerpos de los muertos y a los dos civiles. Se estima que alrededor de 1.200 presos pertenecientes a la organización islamista se encuentran en cárceles israelíes. Israel también retiene los cuerpos de varios palestinos muertos durante los últimos años.
Fuente de la noticia

Comentarios