El secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, llegó hoy a Pyongyang en el último movimiento de una frenética actividad diplomática para preparar la histórica cumbre que celebrarán el presidente estadounidense Donald Trump y el líder norcoreano Kim Jong-un, aunque reiteró que por ahora su país mantendrá las sanciones contra Corea del Norte.
Con una duración y agenda indeterminadas, el jefe de la diplomacia estadounidense inició hoy su segunda visita a la capital norcoreana en menos de un mes con la intención manifiesta de ultimar los detalles para el histórico encuentro que celebrarán los líderes de ambos países.
En su primer día en la capital norcoreana, Pompeo se reunió hoy con el responsable de relaciones intercoreanas, Kim Yong-chol, y aprovechó para lanzar el mensaje de que los dos países pueden resolver su conflicto y acabar con las amenazas "trabajando juntos".
Fuente de la noticia

Comentarios