El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, defendió este miércoles a la Policía e invitó a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), a que investigue las denuncias sobre muertos, desaparecidos y presos durante las protestas del último mes, mientras los estudiantes exigieron la renuncia del mandatario y el empresariado se declaró "decepcionado", al concluir la primera sesión del diálogo nacional mediado por la Iglesia católica.
Ortega, lamentó las muertes registradas en las protestas contra su gobierno, cifradas entre 58 y 65 por distintas organizaciones humanitarias, y defendió la actuación de la Policía que, dijo, "ha sido víctima de esta campaña" y que "tiene órdenes de no disparar" a los manifestantes.
"Situaciones como éstas solo se resuelven en el marco de la ley y la justicia, y por esa razón hemos invitado a la CIDH para que acompañe ese esfuerzo y que reine la justicia en nuestro país, para que se investigue realmente cuántos desaparecidos hay, cuántos prisioneros políticos hay en Nicaragua, que nos pasen la lista, que no se utilice la mentira", aseveró Ortega, citado por la agencia de noticias Efe.
Fuente de la noticia

Comentarios