Para trabajar en esta iniciativa adquirirán moderno equipamiento proveniente de Estados Unidos que consiste en una catapulta y un sistema de impulso de aproximadamente 30 metros de largo que puede mover masas de hasta 1.500 kilos con aceleraciones 30 veces superiores a la gravedad.
“Desde hace varios años realizamos para terminales automotrices y empresas autopartistas diferentes tipos de ensayos asociados a la seguridad y tienen que ver con el anclaje de cinturones y asientos, puertas, sistema de frenado, etc.”, explicó el ingeniero aeronáutico Pablo Ringegni, director del GEMA.
Ringegni destacó que al trabajo “lo hacemos a partir de reglamentos internacionales como son los europeos y de normas nacionales para poder satisfacer a todos los requerimientos de la industria” y agregó que “le posibilitamos hacer ensayos en la Argentina y no tener que buscar fuera del país, con los tiempos y mayores costos de logística que eso significa”.
Fuente de la noticia

Comentarios