Mahathir Mohamed (centro) celebra junto a sus aliados del Pacto de la Esperanza (PH)
El triunfante, Pacto de la Esperanza (PH), es una coalición de partidos que contiene a la realidad multicultural del país, logrando una histórica e inesperada victoria al obtener más de la mitad de los escaños en disputa (122 sobre un total de 222) con el apoyo del 45% del voto popular, gracias a estos resultados el PH podrá gobernar en solitario.
El favorito a ganar las elecciones, el Frente Nacional (BN – Barisan Nasional), quedó muy lejos de lo que vaticinaban las encuestas que lo daban ganador, con el 32% de los votos y apenas 79 escaños (perdió 54); en tercer lugar entraba el Partido Islámico Panmalasio (PAS) con el 16% de voto popular y 18 bancas.
La coalición de PH, formada por los partidos Acción Democrática, Confianza Nacional, Justicia Popular y los Indigenistas Unidos es liderada por el ex primer ministro (1981-2003), Mahathir Bin Mohamed, que con 92 años volvió a la política para derrotar a su ahijado político Najib Razak, luego de que estallaran numerosos casos de corrupción contra este último.
A diferencia del Frente Nacional, el Pacto de la Esperanza integra a todas las etnias del país, las de ascendencia malaya, china, india e indígena, y las religiones, si bien Malasia es un país mayoritariamente musulmán, tiene numerosas comunidades de budistas, cristianos, hindúes, taoístas y creyentes en religiones tradicionales chinas.

Tun M @chedetofficial dan Tun Dr Siti Hasmah selesai membuang undi di SK Titi Gajah kira-kira jam 11.05 pagi #ChedetLangkawi @501Awani pic.twitter.com/XQS3P9xv8G

— Wan Syamsul Amly (@wansyamsulamly) 9 de mayo de 2018

Desde 1955, dos años antes de la independencia del Reino Unido, el gobierno malasio fue controlado de manera hegemónica por el partido Organización Nacional de Malayos Unidos (UNMO, por sus siglas en inglés), una formación conservadora y defensora de la mayoritaria etnia malaya y de la religión musulmana.
Najib Razak, el primer ministro saliente del derrotado Frente Nacional (BN)Najib Razak, el primer ministro saliente del derrotado Frente Nacional (BN)
En 1973, se formó el actual Frente Nacional (BN), una coalición que siguió siendo controlada por UNMO y que ya venía mostrando desde hace años sus grietas y desgaste en la gestión, desde marzo de 2009 el partido y el gobierno estaban bajo el control de Najib Razak.
En las anteriores parlamentarias de 2013, el BN fue derrotado en voto popular, pero el armado de circuitos electorales arbitrarios con fuerte variación en la cantidad de votantes en cada distrito, terminó beneficiando al partido que obtuvo 133 escaños, con el 47% del voto directo, contra los 89 escaños y 50% de los votos del opositor y desaparecido Pacto Popular.

La oposicición del Pakatan Harapan, liderada por el expresidente Mahathir, consigue una histórica victoria en las Elecciones Generales de Malasia.https://t.co/G2WvQn4Qre

— ICEX Malasia (@ICEXKualaLumpur) 10 de mayo de 2018

En estas elecciones se temía que pudiera ocurrir una situación similar, porque nuevamente desde el Gobierno se habían alterado los circuitos electorales para beneficiarse, pero la popularidad de Mahathir Mohamed en la etnia malaya y de religión musulmana anuló la maniobra.

Here's a map showing the parliamentary victories of Malaysia's opposition coalition https://t.co/mcnTX8Dr9I #GE14 pic.twitter.com/2rHfLwgEnb

— BlackBull Markets (@blackbullforex) 10 de mayo de 2018

Al BN lo golpeó muy duro el escándalo de corrupción en el que se implicó al primer ministro Razak, donde se lo relacionaba con un desvío de millones de dólares, de los que una parte se hallaron en cuentas bancarias congeladas en Suiza.
Este escándalo estalló en 2015, año en que los medios de prensa denunciaron el desvío de 681 millones de dólares del fondo estatal 1Malaysia Development Berhanrd (1MDB) a cuentas privadas de Najib Razak. El premier negó la acusación, dijo que el dinero respondía a un donativo real saudí y la justicia no lo procesó, pero la mancha sobre su honra nunca fue borrada.

Adland comments on historic #Malaysia vote': personal observations and lessons for marketers: https://t.co/hQ8Uqz3HcT @R3WW @PublicisOne @HavasMediaAPAC @FCBKL @dentsuaegis @DDB_Worldwide pic.twitter.com/qm4asDmTKv

— Campaign Asia (@CampaignAsia) 10 de mayo de 2018

Estos hechos de corrupción impulsaron a Mahathir Mohamed a volver a militar activamente en política, abandonar su viejo partido y unirse a la oposición, el nonagenario fue entre 1981 y 2003, jefe de Gobierno y acumuló un gran prestigio cuando el país despegó económicamente en los noventa.
Malasia es una Monarquía Constitucional Federal; su jefe de Estado, Mohamed V de Kelantan, deberá darle el encargo a Mahathir Mohamed de formar gobierno y nombrarlo como nuevo primer ministro del país.
Fuente de la noticia

Comentarios