La Unión Europea (UE) y China encendieron lo motores de la diplomacia para intentar salvar el acuerdo nuclear con Irán tras la salida unilateral de Estados Unidos por decisión del presidente Donald Trump, quien volvió a advertir a Teherán que no relance su programa atómico.
En Irán, el líder supremo, el ayatollah Ali Jamenei, condenó la decisión de Trump y exigió "garantías sólidas" de parte de los tres países europeos firmantes del acuerdo, Francia, Reino Unido y Alemania, para seguir en el acuerdo y no "hacer lo mismo" que hizo Estados Unidos.
En una sesión caliente del Parlamento iraní, un grupo de diputados prendió fuego hoy una bandera estadounidense de papel y a una copia del pacto, firmado en Viena en 2015 por las mayores potencias: los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad, más Alemania y la UE.
Fuente de la noticia

Comentarios