Los tres pueblos que integran Bosnia -musulmanes, serbios y croatas bosnios- no logran desde 2016 entonces acordar una nueva ley electoral. De no poder tener lugar la elección de esa Cámara, no solo quedaría bloqueada la adopción del presupuesto de la Federación para 2019, sino también el trabajo del Parlamento de Bosnia-Herzegovina.

Después del último intento infructuoso de alcanzar una solución en una reunión de representantes de los tres pueblos constitutivos de Bosnia el 3 de mayo pasado, las autoridades han decidido pedir ayuda a la Comisión de Venecia, órgano consultivo del Consejo de Europa.
De lograrse un acuerdo y si se aprueba una nueva ley electoral antes de octubre, unos 3,3 millones de bosnios estarán llamados a las urnas para designar directamente a los miembros de la presidencia tripartita bosnia. La votación determinará, además, la conformación del nuevo Parlamento, de las Cámaras de las dos entidades que componen el país -la Federación (musulmano-croata) y la República Serbia (bosnia)- y de las asambleas de las diez provincias de la federación Fuente de la noticia

Comentarios