"El Incaa dijo que me echó y no era cierto, dijeron que yo había presentado la renuncia y no era cierto. Este fin de semana sufrí una trituración mediática. Dijeron que estaba atrincherado, y estuve en mi casa con mis nietos", dijo Bergeret en diálogo esta mañana con radio Continental.
El funcionario agregó que "en ningún momento" se rebeló "a nada" y relató que se encontró con la denuncia la semana pasada, a su regreso del festival de Cannes.
El gerente del área de Internacionales del INCAA dijo que le abrieron un sumario interno, que es una investigación dentro del organismo, mientras que a otros funcionarios les pidieron la renuncia o los suspendieron.
La denuncia que desató estos movimientos dentro del Incaa fue presentada en forma anónima y daba cuenta de gastos irregulares en la contratación directa de materiales gráficos (fotocopias) por un total de 6,5 millones de pesos.
"Estoy esperando que empiece el sumario, saber los ítems sobre los que voy a responder, y ahí decidiré si renuncio", adelantó el funcionario del Incaa.
Agregó que por lo que pudo ver de la firma que llevan las facturas que acompañan la denuncia, no es la suya.
"He visto la denuncia anónima acompañada con facturas, pero en ningún caso es mi firma, no soy abogado para mencionar el termino adecuado, pero no es mi firma e, incluso, hay fechas en las que yo estaba en el exterior", aseguró e insistió: "lo único que pido es que empiece el sumario".
Fuente de la noticia

Comentarios