China se opuso a la entrada de dos buques de guerra estadounidenses en las aguas frente a las islas Paracelso (islas Xisha, para Beijing), situadas al sur de la isla de Hainan, y calificó de "provocación" su ingreso.
La Armada china desplegó buques y aviones de inmediato para identificarlos, hacerles una advertencia y expulsarlos, agregó Wu.
El funcionario indicó, de acurdo a la mencionada fuente, que "La provocación de Estados Unidos al enviar buques de guerra para entrar ilegalmente en las aguas territoriales de China viola las leyes chinas e internacionales pertinentes, viola gravemente la soberanía de China, daña la confianza estratégica mutua entre los ejércitos de los dos países y socava la paz, la seguridad y el buen orden de las aguas".
Fuente de la noticia

Comentarios