En la mayoría de las ocasiones, el cáncer de próstata se detecta mediante una biopsia. Este procedimiento, doloroso y molesto, no es tan efectivo ya que el 70% de quienes se someten a él resulta no tienen cáncer. ¿Existe una alternativa? La respuesta es afirmativa. Un nuevo método, más llevadero para los pacientes y menos costoso, puede ser la respuesta para eliminar del todo la incómoda biopsia.

Cuando se sospecha que puede haber cáncer de próstata frecuentemente se insertan varias agujas a través del ano para remover muestras del tejido prostático para evaluarlo debajo del microscopio. Sin duda alguna, la sola imagen de este procedimiento produce molestia. Sin embargo, hasta ahora es el método más usado para detectar el cáncer de próstata. Se estima que cada año, cerca de un millón de hombres en todo el mundo, se somete a una biopsia de la próstata.

A algunos especialistas, este procedimiento les parece innecesario, pues se ha demostrado que en el 70% de los pacientes que se someten a él, resulta que no tienen cáncer. Además, esta biopsia, además de ser dolorosa, tiene riesgos para los pacientes y es muy costosa.

Afortunadamente, se ha desarrollado una forma nueva de examinar a los hombres en quien se sospecha que podrían tener cáncer de la próstata, en la Universidad Tecnológica de EIdhoven y el AMC Amsterdam, en Holanda, que es mucho más sencilla. Los resultados, se presentaron en el congreso de urología realizado en Estocolmo, Suecia, y sin duda es una buena noticia en la detección del cáncer de la próstata y en la prevención de las miles de muertes que se producen cada año por su causa. (Sigue…)

Fuente de la noticia

Comentarios