Una incubadora de proyectos de la Agencia Espacial Europea (ESA) desarrolló un bote autónomo que es propulsado por las olas y transporta sensores oceánicos impulsados por energía solar, para monitorear las condiciones marinas.

"Los avances en el monitoreo de los océanos están mejorando nuestra comprensión de los mares y el medio ambiente, incluida la vida marina, la temperatura del mar, la contaminación y el clima", destacó la Agencia en su web.
Sin embargo, el combustible, el mantenimiento y la mano de obra para los buques de investigación "son costosos, y las condiciones del mar restringen dónde se pueden realizar las mediciones", añadió.
Fuente de la noticia