En una jornada marcada por la violencia de las fuerzas de seguridad coordinadas por Patricia Bullrich los manifestantes eran marcados con agua de color amarilla.

Cientos de miles de manifestantes se acercaron a las inmediaciones del Congreso de la Nación a manifestar su rechazo al ajuste a los jubilados mal llamado reforma previsional.

Bajo la consigna “No a la reforma previsional” organizaciones sindicales, organizaciones sociales, organizaciones de derechos humanos, militantes, docentes, jubilados y todo aquel que haya llegado hasta el centro porteño se encontró con un descomunal operativo represivo conjunto de todas las fuerzas de seguridad.

Entre tanta violencia, el dato de color PRO lo pusieron los hidrantes que marcaban a los manifestantes con agua de color amarillo. Casualmente o no el color emblema del partido de Mauricio Macri y de la Alianza Cambiemos. 

Represión PRO, casi una marca.

Fuente de la noticia