La conductora se refirió a una nota del diario francés Le Monde pero no soportó que le recordaran su simpatía para con los genocidas. El video que lo prueba.

La historia de Mirtha Legrand y la política argentina es tan larga como la de sus almuerzos. Allí están los videos que la muestran celebrando la presunta lágrima que corrió por la mejilla de Jorge Rafael Videla en el mundial de fútbol de 1978 o las recriminaciones a la actriz Cecilia Rosetto por ser “muy de izquierda”. O sus coqueteos en cámara con Carlos Menem, sus elogios a Mauricio Macri, sus quejas por no haber conseguido espacio durante el gobierno de Raúl Alfonsín y hasta su resonante declaración de que “el cajón de Néstor Kirchner estaba vacío” el día de su velatorio.

Mirtha es parte de la historia política argentina y en parte eso apareció publicado en el diario francés Le Monde, que en un artículo nutrido de elogios a las dotes de conductora y entrevistadora de la diva suman el dato de su adhesión a la dictadura cívico militar que gobernó el país entre 1976 y 1983.

Pero Mirtha esa parte de la nota la enfureció y se ocupó de intentar desmentirla en su programa de canal 13.

Sin embargo, el archivo manda y este fragmento de Almorzando con Mirtha Legrand de 1978 deja en claro que su relación con los genocidas era, por lo menos, simpática.

 

Fuente de la noticia