Irán celebrará este viernes unas disputadas elecciones presidenciales que pueden determinar la continuidad del moderado Hasan Rohani, que hasta ahora buscó un acercamiento a Occidente, o el regreso al poder de sectores más conservadores, en una elección que se vislumbra clave local y globalmente, y cuyo índice de participación puede ser decisivo.
Si ninguno de los candidatos alcanza el 50% más un voto, los dos más votados irán a una segunda vuelta el 26 de este mes.
Al margen de su trascendencia local, los comicios tendrán impacto global por varias razones: el programa nuclear de la República islámica y el apoyo iraní al gobierno chiíta en Irak y Siria, lo que hace que varias capitales del mundo perciban al gobierno de Teherán en un doble filo: como parte del problema y de la solución.

Las elecciones presidenciales en Irán, a favor o en contra de la apertura internacional #AFP https://t.co/Q9cjQHdVFj pic.twitter.com/ZuscAQS3b1

— Agence France-Presse (@AFPespanol) 18 de mayo de 2017

La dirección que tomen esos aspectos de la política exterior iraní será determinada por la persona que tome las riendas de la nación, actor clave en Medio Oriente, donde la política interna y externa son una constante lucha entre conservadores y reformistas moderados.
Desde diversos ámbitos de poder de la república Islámica, tanto los candidatos presidenciales como el líder supremo iraní, Alí Jamenei, y poderosas instituciones oficiales, se han lanzado llamados a una participación masiva que, según una reciente encuesta de la agencia estatal IRNA, rondaría el 67%.
De acuerdo con este registro el 27,8% de los encuestados se inclina por la visión de los reformistas, cuatro puntos más que el 23,3% de los conservadores y un 14% con los moderados, informó la agencia de noticias EFE.
El restante 34% indicó no inclinarse por ninguno de los bloques, lo que describe un final abierto.
Rohani, el actual mandatario, es el candidato de consenso de los moderados y reformistas y para él han pedido el voto figuras destacadas de esta corriente como el ex presidente Mohamad Jatamí y los líderes del Movimiento Verde.
Los otros dos ex aspirantes de este sector, el primer vicepresidente Eshaq Yahanguiri, y el ex ministro Mostafa Hasemitaba, o renunciaron a la carrera electoral o anunciaron que votarán por Rohani.
Para leer el cable de la noticia acceder a https://cablera.telam.com.ar/cable/510405
Fuente de la noticia