El documento titulado “La Santidad de negociar sin miedo por una Región Mapuche Plurinacional en paz”, fechado el 1 de mayo y al que Télam accedió hoy, pone énfasis en la aplicación por parte de Chile del Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), ratificado por el país en 2008, que estipula el derecho de los pueblos originarios a la tierra, que debe garantizar el Estado.
La propuesta señala que debe asumirse el fracaso del Estado chileno en poner fin al conflicto al criminalizar la organización del pueblo indígena, e impulsa el inicio de una negociación para una solución plurinacional.
El documento sostiene que para garantizar esa negociación el Ejecutivo debe brindar nuevas señales como una tregua, tras el gesto de liberación de presos del conflicto, la institucionalización de la mesa de diálogo y el compromiso de la presidenta Michelle Bachelet en incluir el carácter de Chile plurinacional en la elaboración de la nueva Constitución.
Además, debe crear una comisión para resolver el asunto de propiedad de las tierras que reclama como propias el pueblo indígena, pero que actualmente le pertenecen a privados, según el texto.
El documento pide también el reconocimiento del mapudungun (idioma mapuche), de la religiosidad mapuche y su mito de la creación, Wentripantu, y el Küme Mongen (buen vivir), junto al idioma, culto, fiestas y valores del Chile plurinacional.
Tras darse a conocer el informe, el presidente de la Comisión Nacional de Justicia y Paz, el obispo de Temuco, Héctor Vargas, sostuvo que lo primordial es “aceptar las verdades esenciales del fracaso de la contienda Estado-Pueblo Mapuche, con la obligación de negociar la paz sin miedo a la plurinacionalidad y la autonomía”.
El ex gobernador (intendente) de la región de la Araucanía, Francisco Huenchumilla, destacó la importancia que tiene “la voz de la Iglesia” en esta materia.
“Es muy potente, porque coloca el foco en un punto muy sensible para el país. Este es un tema de controversia pero no tenemos que tenerle miedo al debate, nadie quiere echar la estantería abajo del país. Queremos fortalecer la unidad, pero reconociendo la diversidad”, detalló Huenchumilla en declaraciones al diario La Tercera.
Para el senador oficialista Jaime Quintana, la visión que plantea la Iglesia Católica “se aproxima al fondo de las materias a resolver en el llamado ‘conflicto mapuche’ y la solución, que es política”.
“Es positivo que la Iglesia se aproxime a esta mirada, pero no es un planteamiento nuevo, es algo que Chile ha firmado en tratados internacionales”, sostuvo Quintana.
Bachelet recibió oficialmente el 23 de enero el informe final de la Comisión Asesora Presidencial de la Araucanía, en el que se definen temas prioritarios relacionados con el reconocimiento constitucional de los pueblos indígenas, su representación política en el Congreso, y se recomienda crear un Ministerio de Pueblos Indígenas y sancionar una Ley Araucanía.
El informe oficial incluye la recomendación de implementar un nuevo reglamento para la compra de tierras y una comisión especial de tierras indígenas, además del pago de una reparación a las víctimas de la violencia, el diseño de Planes de Desarrollo integral en comunidades y el fortalecimiento de organizaciones y emprendimientos mapuches.Fuente de la noticia