El actual presidente de la República Checa, Milos Zeman, que ha evolucionado en los últimos años desde un moderado europeísmo a un abierto euroescepticismo, y que no oculta sus simpatías por el dirigente ruso Vladimir Putin, confirmó el sábado que acudirá a debates con su rival -algo que no ha hecho en toda la campaña- de cara a la próxima votación, que se celebrará entre el 26 y 27 de enero.
Zeman ganó en todas las regiones del país menos en la capital, Praga, donde se impuso el académico europeísta Jiri Drahos. Tras agradecer el sábadoel apoyo a sus votantes, Zeman pidió que vuelvan a las urnas en la definitiva votación dentro de dos semanas.
El presidente, uno de los pocos líderes de la Unión Europea que apoya a Putin, ha pedido en ocasiones el levantamiento de las sanciones comunitarias contra Rusia por su anexión de la región ucraniana de Crimea, algo que considera inevitable.También es contrario a que República Checa asuma el euro como moneda y rechaza, como la mayoría de los políticos y buena parte de la sociedad checa, las cuotas de reparto obligatorios de refugiados.
Fuente de la noticia

Comentarios