Ambas sensaciones se combinan en el ánimo de los vendedores ambulantes desalojados, que afrontan el curso de capacitación con el que el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y la Came intentan alejarlos de la venta ilegal.Fuente de la noticia

Comentarios